Download Brown, Raymond E. - La Comunidad del Discípulo Amado. Estudio de la Eclesiología Juánica, 3. ed. (BEB 43, Sigueme, 1991, 208pp) PDF

TitleBrown, Raymond E. - La Comunidad del Discípulo Amado. Estudio de la Eclesiología Juánica, 3. ed. (BEB 43, Sigueme, 1991, 208pp)
TagsJesus Gospels Gospel Of John Sect
File Size4.7 MB
Total Pages208
Table of Contents
                            Cover
Título
Contenido
Prefacio
Introducción: Problema y método para discernir la eclesiología de Juan
I. Antes del evangelio: Orígenes de la comunidad juánica
II. Cuando se escribió el evangelio: Relaciones juánicas con otros grupos
III. Cuando se escribieronlas cartas: Luchas internas juánicas
IV. Después de las cartas: Disolución juánica
Cuadros sintetizadores
Apéndice I: Reconstrucciones recientes de la historia de la comunidad juámca
Apéndice II: Función de las mujeres en el cuarto evangelio
Bibliografía reciente sobre Juan
Indice de autores
Indice de materias
Indice general
                        
Document Text Contents
Page 1

LA COMUNIDAD
DEL DISCIPULO

AMADO
ESTUDIO DE LA ECLESIOLOGIA JUANICA

Rayrnond E. Brown

Page 2

RAVMOND E. BROWN

EI padre Raymond E. Brown es
uno de los mejores especialistas
del mundo en Juan. Ha sido
miembro de Ia Comisi6n blblica
pontificia desde 1972-1978. Ac-
tualmente es profesor de estu-
dios blblicos en Ia Union Theo-
logical Seminary de Nueva York.

OB RAS:

EI evangelio segun Juan, 1-11,
1979; EI nacimiento del Mesfas,
1982; Marfa en el Nuevo Testa-
mento, 1982 .

EDICIONES SIGUEME

Page 104

100 Cuando se escribieron las cartas

nominamos adversarios, secesionistas o cismáticos 28. Si se hubieran
guardado sus escritos, sospecho que habrían acusado al autor y a su
grupo de que se salieron de sus filas; y, de hecho, 1 Jn 4, 5 sugiere
en último extremo que pudieron haber llegado a convertirse en el
grupo más amplio· de los cristianos juánicos. Nuestro único conoci-
miento de ellos se desprende de la presunción de que mantenían
ideas contrarias a 10 que el autor de 1 Jn defiende 29 y tal acceso
reflejo ofrece muchos peligros. Por ejemplo, es inseguro que toda
idea a la que el autor se opone en la carta es aceptada por los sece-
sionistas. El autor puede utilizar la caita para corregir ideas erró-
neas prescindiendo de las que ellos pudieran tener. Sin embargo,
es una hipótesis de trabajo el separar las afirmaciones contra las
que el autor polemiza directamente 30, y el ver si, tomadas en su
conjunto, tienen una consistencia intelectual. Mi opinión es que
efectivamente es así, y en las páginas que siguen trararé de recons-
truir la cristología, la postura ética, la escatología y la pneumato10-
gía (es decir, la doctrina acerca del Espíritu) de los secesionistas
juánicos, vistas por el autor de 1 Jn. Se puede presuponer que las
disputas que provocaron la secesión condujeron a los adversarios a
formular afirmaciones lapidarias que expresaban su pensamiento.
El autor recogió y reunió esas afirmaciones casi como eslóganes y las
utilizó en su refutación. Tal postura adversaria inevitablemente
agudizó y presentó sin matizar la teología de los secesionistas. Por
eso, al presentar sus concepciones, debo intentar mostrar que ellas
no carecían de lógica y de cierto poder de persuasión, dados sus
presupuestos. Y yo hago.--esto no por cierta símpatía personal por su
postura tal como la~nstruyo, sino para que el lector pueda ver

28. Hay que interpretar cuidadosamente todo el conjunto de 1 Jn 2, 19: .de
nosotros han salido, pero no eran de los nuestros. Si de los nuestros fueran, hu-
bieran permanecido con nosotros •. Esto no implica que ellos fueran recién converti-
dos que hubieran apostatado. Más bien, refleja la actitud de Juan hacia la elección
divina: el bien y el mal existen ya cuando la luz viene al mundo y la proclamación
de la revelación de Jesús simplemente revela qué tipo de gente son. El abandono de
los secesionistas muestra una secreta orientación que ellos tenían ya mucho antes.

29. No estoy de acuerdo con la teoría que de que el autor sacó las afirmaciones
con las que él no coincide de una fuente escrita anterior (así van Dobschütz, Bult-

. mann, H. Braun), una teoría que pocos son los que la siguen hoy. Los que sos-
tienen esta teoría discuten si la fuente era gnóstica (Bultmann), moderadamente
gnóstica (H. Braun) o relativamente ortodoxa con el autor como el gnostizador (van
Dobschütz). Kümmel, 1ntroduction, 439-440, dice: .la suposición de que existió
una Vorlage (fuente) no se halla por eso probada y es improbable ... 1 Jn, en la for-
ma en que la tenemos, es la obra de un solo autor».

30. Esto lo hizo de un modo competente]. Bogan, Orthodox and heretical
perfectionism in the johannine community as evident in the first epistle 01 John,
Missoula 1977, 126-131.

Page 105

Luchas internas juánicas 101

la motivación interior de pensamiento juánico por ambas partes del
frente de batalla en esta guerra civil.

¿Pero cuáles eran los presupuestos de los secesionistas? ¿Qué es
lo que catalizó la división teológica que encontramos ftrmemente
grabada en 1 Jn? En muchas tentativas para esbozar un trasfondo
que explicaría la teología secesionista, se admite una influencia ex-
terior que les condujo a su desviación del verdadero evangelio
juánico. También ha estado de moda el identiftcar a los secesionis-
tas con algún conocido movimiento herético del siglo 113\ por
ejemplo, con el gnosticismo. Por supuesto, nadie niega que el pen-
samiento reconstruido de los openentes de 1 Jn tiene ciertas seme-
janzas con el pensamiento gnóstico conocido por nosotros en el
siglo 11 32. Pero, ¿ se convirtió el movimiento secesionista en gnósti-
co después del cisma o influyeron los intrusos gnósticos en la
teología secesionista antes del cisma? Recientemente, K. Weiss 33
señaló que algunos de los signos más característicos de los sistemas
gnósticos se hallan a todas luces ausentes en el pensamiento de los
secesionistas, que, de hecho, contiene aspectos que el gnosticismo
posterior atacó. Un reftnamiento de la teoría gnóstica es que los se-
cesionistas eran docetistas que negaban la realidad de la humani-
dad de Jesús. Se propuso a Cerinto como su jefe, basándose en tra-
diciones del tardío siglo 11, según las cuales era enemigo de Juan,
hijo del Zebedeo. Ya estudiaremos estas sugerencias con mayor de-
talle más adelante (en la sección de cristología), pero destacaría
aquí que el pensamiento secesionista reconstruido no se ajusta

31. «Herético» (o heterodoxo), como piensan escritores como Ireneo cuya posición
prevaleció en la iglesia; pero no necesitamos pensar que esos movimientos se
entendían a sí mismos como movimientos que se apartaban de la onodoxia.
Permítaseme advenir que W. Bauer, Orthodoxy and herexy in earliest éhristianity,
Philadelphia 1971 (original alemán 1934) estaba dando palos al aire cuando refutaba
la idea simplista de que lo que se consideraba como ortodoxia en el tardío siglo II se
había considerado así desde el principio. Una cuestión más importante, a la que Bauer
nunca respondió realmente, es si lo que aparecía como onodoxia era más verdadero
que su opuesto a las implicaciones de lo que se sostenía desde el principio. Para un
trato más perceptivo de esta cuestión, cf. D. ]. Hawkin, A reflective look at the recent
debate on orthodoxy and heresy in eadiest chnstianity: Eglise et Théologie .7 (1976)
367-378;]. D. G. Dunn, Unidad y diversidad en el NT, Salamanca (en preparación).

32. W. S. Vorster, Heterodoxy in ljohn: Neotestamentica 9 (1975) 87-97, ad-
vierte contra la tendencia a equiparar como gnóstico cualquier pensamiento diver-
gente del nuevo testamento.

33. Die 'Gnosis' im Hintergrund und im Spiegel der johannesbriefe, en K.
W. Troger (ed.), Gnosis und Neues Testament, Berlin 1973, 341-356. Los sece-
sionistas creen que conocen a Dios (1 Jn 2, 4) y el Dios gnóstico es incognoscible; el
mundo va tras de ellos (4, 5) y el gnóstico es antimundano o va contra el mundo;
ellos no manifiestan gran empuje escatológico, etc. .

Page 207

Indice genera! 203

ApÉNDICE II .............................................. 177

Función de las mujeres en el cuarto evangelio . . . . . . . . . . . . . .. 179

1. Varias mujeres en el evangelio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
2. Lamadrede]esús ................................. 187

Bibliografía reciente sobre Juan. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

Indice de autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195

Indice de materias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

Similer Documents