Download Capuchina - Tropaeolum majus L PDF

TitleCapuchina - Tropaeolum majus L
TagsAntibiotics Plants Plant Diseases Wellness
File Size206.0 KB
Total Pages6
Document Text Contents
Page 3

3

Historia:


Su nombre científico deriva del griego Tropaion, por la semejanza de las flores de

algunas especies con un casco guerrero y por las hojas escutiformes.

La capuchina es junto con la papa, el tomate y el maíz, uno de los grandes regalos que el

continente americano hizo al europeo. Aquellos conquistadores

españoles, asombrados al ver ante sus ojos tantas especies

desconocidas para ellos (plantas, aves, insectos), es muy posible que la

capuchina les llamara la atención como simple planta ornamental. Y

con esa intención se la llevaron al viejo mundo. Pronto, sin embargo,

se pusieron de manifiesto sus notables propiedades medicinales.

Según parece fue Francisco Hernández el primero en escribir sobre las

virtudes de esta planta, en su obra Historia de las plantas de México,

publicada en 1615.

En su “Flora española”, tomo IV, página 9, dice Font Quer de

esta planta: vino a España del Perú por manos de nuestros

descubridores, donde se cría con abundancia en terrenos húmedos y

aguanosos; todo el año hecha flores y hojas. Y mas adelante añade:

Monardes, en su “Historia de Drogas”, dice que el suco de esta planta

aplicado en las heridas recientes y asimismo la planta machacada y

aplicada sobre ellas, las cura y cicatriza. El mastuerzo de indias es de

un gusto picante, como el mastuerzo vulgar de las huertas, por lo que

sus hojas y flores, comidas en ensaladas, son buenas para las úlceras escorbúticas de la boca...



Partes utilizadas:


Hojas, flores y fruto.



Composición química:


Aceite esencial con heterósidos sulfurados: glucotropeolósido, que libera isotiocianato de

bencilo. Flavonoides. Acido oxálico. Sales minerales. Las hojas contienen ácido ascórbico e

isoquercitrósido. Las flores, helenina.



Acciones farmacológicas


El isotiocianato de bencilo le confiere

propiedades antibióticas y balsámicas

(expectorantes); el glucotropeolósido,

coronariodilatadoras y cardiotónicas. Además es

aperitivo, digestivo, diurético, antifúngico,

antitusivo y rubefaciente, estimulando el cuero

cabelludo.

Tanto en sus hojas como en sus flores y

frutos se encuentra una sustancia con acción

antimicrobiana que actúa como un verdadero

antibiótico bacteriostático, que impide la reproducción de numerosos microorganismos

patógenos (Bacilus subtilis, Bacilus coli, enterobacterias del género Salmonella, estafilococos,

neumococos).

Page 4

4

La inmensa mayoría de los antibióticos, están producidos por hongos o bacterias. La

capuchina es una de las pocas plantas superiores conocidas, capaz de producir una sustancia

natural de acción antibiótica, que presenta además la ventaja de no destruir la flora bacteriana, ni

provocar sensibilizaciones o reacciones alérgicas.

Todas las partes de la planta contienen un glucósido sulfurado, la glicotropeolina, que,

por la acción de la mirosina, una enzima contenida en la misma planta que se libera al partirla o

triturarla, produce, entre otras sustancias un aceite esencial azufrado de potente acción

antibiótica. Después de ingerida la planta este aceite esencial pasa a la sangre y se elimina a

través de las vías respiratorias y urinarias. En estos órganos alcanza una mayor concentración y

desarrolla su efecto antimicrobiano, impidiendo el crecimiento y multiplicación bacteriana.



Efectos adversos y/o tóxicos:


Las semillas son la parte más tóxica de la planta. Recomendamos

evitar su administración oral, o hacerlo durante cortos periodos de tiempo.

El isotiocianato de bencilo puede resultar irritante gástrico. Muchos

glucosinolatos presentan una acción antitiroidea, inductora de bocio.

El uso de diuréticos en presencia de hipertensión o cardiopatías, sólo

debe hacerse por prescripción y bajo control médico, dada la posibilidad de

aparición de una descompensación tensional o, si la eliminación de potasio

es considerable, una potenciación del efecto de los cardiotónicos.



Contraindicaciones:


Gastritis, embarazo, lactancia, hipotiroidismo, insuficiencia cardíaca

o renal (ver precauciones).



Usos medicinales:


Infecciones de las vías respiratorias:

Sinusitis, rinitis, faringitis, y espacialmente bronquitis, tanto como agudas como crónicas.

El doctor Leclerc, distinguido médico fitoterapeuta francés, afirma que con el uso de la

capuchina «la expectoración del bronquítico se fluidifica, y de mucopurulenta pasa a ser

simplemente mucosa» (acción mucolítica). También resulta útil en gripes y resfriados, debido a

que su principio activo de acción antibiótico impregna todo el aparato respiratorio

descongestionando los bronquios y calmando la tos.



·Infecciones de las vías urinarias:

Pielonefritis (de la pelvis renal y del riñón), y cistitis (de la vejiga de la orina). El doctor

Schneider refiere experiencias en las que se pone de manifiesto que, nueve horas después de

ingerir una ensalada de capuchina, todavía se detecta en la orina su principio activo de acción

antibiótica.



Además de sus propiedades antibióticas, la capuchina posee las siguientes:



·Favorece las funciones de la piel, debido a su elevado contenido en azufre. Aplicada

localmente tiene un efecto cicatrizante sobre heridas y úlceras. Regenera y devuelve su tersura

a la piel seca; pero sobre todo estimula el bulbo piloso, revitalizando el cabello e incluso

haciéndolo crecer. Por ello la capuchina es una de las plantas que más se usan en los

Similer Documents