Download Caso los hijos de Loyola-El control jesuita de España PDF

TitleCaso los hijos de Loyola-El control jesuita de España
Tags Politics (General) Unrest Government
File Size1.1 MB
Total Pages29
Table of Contents
                            Caso Los hijos de Loyola: El control jesuita de España
                        
Document Text Contents
Page 14

la definición de Eguibar: “todos los vascos deben sentirse
a gusto con el plan Ibarretxe, si es que son vascos”–.

Vascos
y maketos

El
artículo, elaborado desde el centro jerárquico de los jesuítas,

justifica obscenamente el terrorismo de ETA
Como no podía ser
de otra manera el desprecio y el odio hacia los trabajadores vascos procedentes
de otros lugares de España –los denominados despectivamente
“maketos”– es uno de los pilares de la educación
en el odio instruida por la cúpula de los jesuítas. Así,
Angelo Macchi afirma que “una constante del pueblo vasco a través
de los siglos ha sido la de sentirse, declararse y comportarse de una
forma independiente respecto del Estado español. Este carácter
específicamente vasco se vio alterado por la inmigración
de mano de obra no vasca procedente de las regiones fronterizas o más
pobres de España. La masiva llegada de inmigrantes al País
Vasco fue un proceso orquestado por el Gobierno de Madrid con el fin de
diluir el sentimiento nacional vasco”.

El racismo es utilizado como
elemento de dominación de clase, para distinguir a los dueños
del caserío –o a los que aceptan su dominio–, y aquellos
que “llegan de fuera”, en su inmensa mayoría pueblo
trabajador. Una división social que el plan Ibarretxe pretendió
legalizar al querer instaurar una distinción entre nacionalidad
y ciudadanía.

Pero no contentos con esto,
la revista de los jesuítas prosigue: “hay una vinculación
entre la llegada de inmigrantes procedentes de otros lugares y el surgimiento de un sentimiento anticatólico
en el País Vasco, consecuencia
de la organización de los trabajadores llegados de fuera en sindicatos
de inspiración marxista (que fomentaban la indiferencia religiosa
e incluso el ateísmo militante). La población vasca, profundamente
enraizada en la concepción cristiana de la vida pública
y privada, consideró esa inmigración como una amenaza contra
la dimensión religiosa de su propia cultura y reaccionó
con determinación, creando del “sindicato Solidaridad”
de los trabajadores vascos”. Por fin se sueltan la careta. Estas
palabras del experto jesuíta del 2005 coinciden, punto por punto
con el más reaccionario Sabino Arana del siglo XXI. Ha pasado más
de un siglo, pero su odio, y su temor, hacia el pueblo organizado y consciente
–esos “maketos ateos y socialistas”– sigue intacto.

Las mentiras del 36

La
presencia de los jesuítas es una sombra constante en la sociedad

vasca. ejerciendo una influencia decisiva sobre la iglesia vasca, auténtico
pilar del régimen nazifascista

Angelo Macchi dedica un párrafo

Page 15

a la guerra civil, afirmando que “la contribución en sangre
pagada por los católicos vascos a la furia vengativa de las fuerzas
centralistas fue muy elevada”. ¿Es posible una mayor tergiversación
del sentido de la guerra civil? ¿Cómo que fue una guerra
entre los vascos y las fuerzas centralistas? Pasionaria, vasca de Gallarta,
fue uno de los símbolos de la España popular, mientras la
oligarquía de Neguri financió generosamente el golpe fascista.

La obsesión por presentar
cualquier acontecimiento del pasado bajo el prisma de un supuesto enfrentamiento
secular entre España y Euskadi lleva a afirmar barbaridades, como
que las guerras carlistas fueron “guerras de liberación nacional”,
o a subvertir la guerra nacional revolucionaria del conjunto del pueblo
español –y dentro de él los obreros vascos contra el fascismo.

¿Por qué no
recuerda el experto jesuíta la traición de Santoña,
donde una parte del PNV, encabezada por su presidente Ajurriaguerra, se
rindió en la localidad santanderina ante las tropas mussolinianas?

La justificación de ETA

La
revista oficial de los jesuítas llega a justificar las «acciones»
de ETA
El reportaje de la revista
oficial de los jesuítas llega incluso a justificar las acciones
de ETA. “Durante los 36 años del régimen del general
Franco era impensable que las instancias de los Países Vascos consiguiese
la independencia sin recurrir a la violencia. Pero el fenómeno
de la inmigración y las consecuencias de la Guerra Civil habían
introducido en los Países Vascos un pluralismo político
y cultural que, entre otras cosas, desembocó en el nacimiento,
en 1959, de un grupo clandestino de extrema izquierda denominado con las
siglas ETA.

Tras el régimen de Franco, el reportaje se adentra en la constitución de una monarquía
parlamentaria que otorga al País Vasco –y así lo reconoce
el autor– “amplios márgenes de autogobierno”,
aunque “cualquier instancia independentista estaba prohibida”,
lo que, según el autor, provocó que el terrorismo de ETA
se manifestara en toda su crudeza”.

No es extraño. Como
afirma el ex-jesuíta Arzallus, ellos siguen necesitando que alguien
“arre el árbol” para que puedan continuar “recogiendo
las nueces”.

La importancia de San
Ignacio

Las cosas son relevantes
por lo que se dice, y por quién las dice. El contenido de este

Page 29

recibió ayuda del vicepresidente de la comisión europea, el socialista Robert Marjolin, quién atacó
públicamente el programa de gobierno de Moro en nombre de la Comunidad Económica Europea. Robert Marjolin
se había reunido con Segni en París unos meses antes para diseñar la estrategia a seguir contra Moro.
Aldo Moro y sus aliados se tomaron las amenazas de Segni muy en serio, y así, el Gobierno de centro-izquierda, un
proyecto que comenzó Moro en 1960 y que contaba con la ayuda de la administración Kennedy, ya nació
como un caso perdido. Kennedy murió asesinado en Dallas en noviembre de 1963 y Aldo Moro fue secuestrado y
asesinado por las Brigadas Rojas en mayo de 1978. Ahora bien: ¿qué motivo podían tener los supuestos
guerrilleros comunistas de las Brigadas Rojas para asesinar al líder de la Democracia Cristiana que siempre había
abogado por el entendimiento con el Partido Comunista y con los socialistas italianos?

Ninguno, salvo que dichos guerrilleros de extrema izquierda fuesen en realidad hombres de los servicios secretos
italianos, agentes de la CIA o mercenarios de la Gladio.

http://www.alertadigital.com/2010/11/03/la-otan-y-la-red-terrorista-gladio/

Interesante artículo de Perez Omister. Hay que añadir la participación en todo este entremado de Gladio la
implicación de la Logia masónica Proppaganda due, o P2, cuyo Gran maestre Licio Gelli fue Gran Maestro
de la P2 y Caballero de Malta y Caballero del Santo Sepulcro (trabajando para el Vaticano).

Además de prepararse ante una posible invasión, estas fuerzas de retaguardia han sido utilizadas por la CIA para
influir en la política de algunos de estos países. Un caso singular fue la implicación de Licio Gelli, jefe de la logia
Propaganda Due (P2), Stefano Delle Chiaie también involucrado en la Operación Cóndor (más conocido como
"Plan Cóndor"), o Vincenzo Vinciguerra en la "estrategia de la tensión" en Italia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Gladio

Licio Gelli (Pistoia, 21 aprile 1919) è un faccendiere e giornalista italiano, ma è principalmente noto come

Maestro venerabile della loggia massonica segreta P2.
http://it.wikipedia.org/wiki/Licio_Gelli

http://it.wikipedia.org/wiki/Licio_Gelli
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Gladio
http://www.alertadigital.com/2010/11/03/la-otan-y-la-red-terrorista-gladio/

Similer Documents