Download Los Romanos - R. H. Barrow PDF

TitleLos Romanos - R. H. Barrow
File Size3.7 MB
Total Pages226
Table of Contents
                            Contraportada
NOTA SOBRE EL LIBRO
I
	a) ¿QUÉ CLASE DE HOMBRES ERAN LOS ROMANOS?
	b) LAS VIEJAS COSTUMBRES
II
	a) REYES, REPÚBLICA, IMPERIO
	b) DE LAS SIETE COLINAS  AL ORBE ROMANO
	c) DE LA CIUDAD-ESTADO A LA REPÚBLICA EN RUINAS
III.
	A) LAS NUEVAS COSTUMBRES Y LAS ANTIGUAS
	B) CICERÓN
IV.
	A) LA RESTAURACIÓN Y EL PRINCIPADO DE AUGUSTO; VIRGILIO, HORACIO Y TITO LIVIO
	B) LOS SIGLOS I Y II D. C.
V. SOBRE QUÉ ESCRIBÍAN LOS ROMANOS
VI. EL GENIO PRÁCTICO ROMANO
VII. LA ACTITUD ROMANA RESPECTO A LA RELIGIÓN Y LA FILOSOFÍA
VIII. CRISIS Y SALVACIÓN: DIOCLECIANO Y CONSTANTINO
IX. EL CRISTIANISMO Y EL IMPERIO ROMANO
X. EL SIGLO V
XI. EL DERECHO ROMANO
EPÍLOGO
NOTA
CRONOLOGÍA
INDICE GENERAL
                        
Document Text Contents
Page 1

ROMANOS
R.H. BARROW

£ P BREVIARIOS
J e Fondo de Cultura Económ ica

Page 2

R.H. Barrow
LOS ROMANOS

R o m a no h a m u erto . ¿Q ué la hizo inm orta l? P o r
la fuerza de su c a rác te r conqu istó u n lu g a r en el
m u n d o m ed ite rráneo ; p o r este c a rác te r dejó u n a
huella im p ereced era en las nuevas naciones de
E u ro p a nacidas de su im perio . ¿Cóm o fue el ca­
rácter ro m a n o ? ¿C uál fue la esencia de la obra de
R o m a y cuá l fue la ap o rtac ió n de los rom anos al
estab lecim ien to de la civilización europea?

A u n q u e se incluya aqu í algo de la h istoria , este
lib ro no es u n a h isto ria de R om a; ni u n bosquejo
de la li te ra tu ra la tin a ; ni u n tra ta d o sobre la a d ­
m in istrac ión o la ju risp ru d en c ia rom anas; n i u n
m a n u a l sobre la v ida c o tid ia n a . Sin em b arg o ,
d en tro de sus m arcos netos, hay algo de todo esto.
N o es sim plem ente u n estud io e rud ito , po rq ue
m uchos de los p rob lem as del m u n d o ro m an o son
los p rob lem as de hoy d ía , y a lgunas de las so lu ­
ciones que p rop usie ron los rom anos son p ecu lia r­
m ente m odernas. Este lib ro está escrito ten iendo
en cuen ta que el estudio del pasado es de im p o r­
tan c ia v ital p a ra com p ren dernos a nosotros m is­
m os, y que en ese estud io el genio ro m an o es fa c ­
to r de g ra n im p ortanc ia .

Page 113

en incienso, ungüentos y perfumes para el funeral.
Fundano es un hombre culto y reflexivo, el tipo del
hombre que ha consagrado su vida a estudios y ocu­
paciones serias. Ahora rechaza con aversión todos los
consejos que tan a menudo ha dado y oído dar, y,
desterrando de su mente todos los demás intereses,
está totalmente entregado a los afectos familiares.
Tú lo comprenderás y, desde luego, lo admirarás si
piensas en lo que ha perdido. Ha perdido una hija
que reflejaba tanto su carácter como sus facciones y
expresión. Con una notable semejanza, ella encarna­
ba de nuevo la personalidad de su padre. Si le es­
cribes acerca de esta gran pena, procura no instarle
a recobrar calma, y no te expreses con excesiva ener­
gía; escríbele una carta dulce y afectuosa. Un in­
tervalo de tiempo contribuirá mucho a que se en­
cuentre en disposición de aceptar tus consuelos. Una
herida en carne viva huye del contacto de la mano
del médico; después puede soportarlo y más tarde
lo necesita: de la misma manera el dolor, cuando
está reciente rechaza y rehuye cualquier intento de
consuelo, pero pronto se desea y finalmente se acepta
si se hace con dulzura.”

Y he aquí una carta de Plinio a su esposa Calpur­
nia: "Nunca he estado más contrariado por los com­
promisos que me han impedido acompañarte en tu
viaje a Campania para convalecer, o salir inmediata­
mente a reunirme contigo. En este momento espe­
cialmente necesito estar contigo; necesito ver con
mis propios ojos lo que haces para recobrar la salud,
si en realidad disfrutas plenamente de la tranquili­
dad, los placeres y la abundancia de ese lugar. Aun
cuando te encontrases fuerte, tu ausencia seguiría
inquietándome, pues, cuando se ama a alguien con
pasión, es una tortura pasar, aunque sólo sea un mo­
mento, sin saber nada del ser querido. Pero, tal como
están las cosas, la idea de tu ausencia, junto con
tu mala salud, me aterroriza con vagas y confusas
ansiedades. Me imagino todo lo imaginable : mis ima­
ginaciones me hacen tener miedo de todo, y, como
pasa siempre que se tiene miedo, veo las mismas

LOS SIGLOS I Y I I 113

Page 114

cosas que más imploro que no sucedan. Por tanto, te
ruego encarecidamente que tengas compasión de mis
temores y me envíes una carta, o mejor dos, cada
día. Mientras las esté leyendo me preocuparé me­
nos: cuando termine de leerlas volverán de nuevo
mis temores." Y otra carta termina con estas pala­
bras: "Escribe cuanto puedas —aunque la delicia de
recibir tus cartas es un puro tormento.”

Por cartas de este tipo —y citar más no es posi­
ble— no es difícil inferir cuáles eran las costumbres
y los ideales de la sociedad de la que provienen.

Este capítulo no puede dar idea de las facultades
de gobierno y de la política interior y extranjera de
los emperadores, de la sociedad de personas cultas y
acomodadas, de las letras, del pensamiento y de la
filosofía y de los múltiples cultos y ritos; de las as­
piraciones y los desengaños morales y espirituales, de
la majestuosa sabiduría del derecho romano, y de las
locuras, las crueldades y depravaciones de los hom­
bres y las mujeres como individuos, del desarrollo
de la humanidad y del humanismo y del proceso de
civilización, ni de otras muchas cosas. Pero hoy día
la imaginación popular tiende a identificar a Roma
con las barbaridades del circo, que son muy ciertas,
aunque se olvide de las réplicas modernas, o con las
extravagancias de la corte imperial en sus peores
momentos. Pero no es posible, de este modo, inter­
pretar con justicia. Si se miran con un poco de ima­
ginación las pocas características de la vida en los
dos primeros siglos que hemos esbozado, acaso se
entrevea confusamente algo de la inmensidad del
tema y de su apasionante interés.

114 LOS SIGLOS I Y I I

Page 225

INDICE GENERAL
Nota sobre este libro ............................................ 7

I. a) ¿Qué clase de hombres eran los ro­
manos? ..................................................... 11

b) Las viejas costumbres ........................... 16
II. a) Reyes, República, Imperio .................... 28

b) De las siete colinas al orbe romano . . . 30
c) De la ciudad-Estado a la república en

ruinas ....................................................... 44

III. a) Las nuevas costumbres y las antiguas 61
b) Cicerón ...................................................... 71

IV. a) La restauración y el principado de Au­
gusto; Virgilio, Horacio y Tito Livio 82

b) Los siglos i y i i d. c .............................. 90
V. Sobre qué escribían los romanos ............ 115

VI. El genio práctico romano ........................... 131

VII. La actitud romana respecto a la religión
y la filosofía ................................................ 145

VIII. Crisis y salvación : Diocleciano y Constan­
tino .................................................................. 168

IX. El cristianismo y el imperio romano — 180

X. El siglo V ...................................................... 193

XI. El derecho romano ...................................... 209

Epílogo ...................................................................... 219

Nota .......................................................................... 221

Cronología sumaria ............................................ 222

Page 226

Este libro se terminó de imprimir y encuader­
nar en el mes de mayo de 2000 en Impreso­
ra y Encuadernadora Progreso, S. A. de C. V.
( i e p s a ) , Calz. de San Lorenzo, 244; 09830

México, D. F. Se tiraron 2 000 ejemplares.

Similer Documents