Download SONIDO - Carlos Abbate - Como hacer el sonido de una pelicula.pdf PDF

TitleSONIDO - Carlos Abbate - Como hacer el sonido de una pelicula.pdf
TagsSound Knowledge Decision Making Truth Microphone
File Size14.9 MB
Total Pages28
Document Text Contents
Page 2

La preproducción

La lectura del guión

Podríamos decir que para nuestro trabajo todo se dispara desde aquí,
desde la lectura del guión. Por una parte, la primera lectura establece un
momento significativo, ya que marca la primera sensación que nos produ­
ce el libro. Lógicamente, los distintos abordajes del guión también nos da­
rán un panorama de los requerimientos de la película, tanto desde el punto
de vista técnico como desde el expresivo.

En cuanto a lo técnico, liaremos la evaluación, por ejemplo, de la canti­
dad de personajes implicados, de cuánto texto será dicho, de qué acciones
se ejecutarán, de si se plantea la necesidad de hacer playbacks o grabacio­
nes musicales, de las situaciones con grandes grupos de personas, de las
acciones sobre vehículos, de los decorados involucrados, de la proporción
de filmaciones en interiores y en exteriores, de la época de la acdón (si
es pasada, presente o futura) y de todo lo referido a las grabaciones com­
plementarias que será necesario realizar. Es mucha la información que se
revela con la lectura del guión.

21

Page 14

LA F IL M A C IÓ N

¿Qué escuchamos?

“Luz, cámara, acción...” ; esta frase es tan famosa como inexacta, dado
que falta el término “sonido” En realidad, “sonido” es lo primero que el
director o su asistente piden en el set para dar comienzo al rodaje de una
toma. Es a partir de la aprobación del sonidista que se ponen en marcha
todos los mecanismos de una filmación. Este disparador se da con la voz de
“anda”, “grabando” o “corre” Una vez emitida la señal, todos tienen la cer­
teza de que el entorno está controlado y de que no hay ruidos que puedan
perturbar el desarrollo de la toma por filmar.

Hay varias cuestiones a las cuales se debe prestar atención en estos
momentos. Durante la grabación, no solamente estamos obligados a cap­
tar la voz de los actores en su plano, sino que también debemos cuidar la
relación de ella con el sonido del ambiente. Esto es lo que en el mundo del
audio se denomina “relación señal/ruido” o sea la diferencia de volúmenes
entre la fuente que nos interesa, llamada “programa” o “señal” , y lo que se
considera ruido, es decir, sonido no útil y, por lo tanto, indeseable. Cuanto
más estrecha sea esta distancia entre volúmenes, mayores problemas ten­
dremos, dado que nuestro programa estará más sucio e invadido por esos
sonidos inapropiados.

¿Qué tendremos que hacer entonces cuando estemos frente a una
pobre relación señal/ruido? Podremos intentar bajar el nivel de ruido del
ambiente, que los actores suban su propio volumen de emisión o ambas
cosas. Los intentos por mejorar la señal son importantes porque al escu­
char una grabación limpia le damos descanso al oído del espectador, no
lo fatigamos y contribuimos a que su atención siga fija en la historia. En
una película no es suficiente con que se entienda lo que se dice; debemos
ser cuidadosos y no sumar información molesta e innecesaria. En algunas
ocasiones, ocurre que no podemos actuar más sobre el ámbito. Hay situa­
ciones en las que, aun habiendo hecho lo posible, sigue existiendo un ruido
de fondo ápreciable. Entonces, la solución debe establecerse a partir de un
mayor volumen de los personajes, sin que esto afecte los lógicos niveles de
naturalidad y la actuación. Con naturalidad nos referimos a lo que ocurre
cuando nos encontramos en un entorno ruidoso: simplemente elevamos

Page 27

LA F IL M A C IÓ N

Teniendo en cuenta que el dne es representación, es fundamental
atender a la situación en la que la puesta en escena necesita falsear alguna
condición en la locación, por ejemplo, cuando se filma una “noche” en
pleno día. Operativamente, y desde la perspectiva de la imagen, oscurecer
las ventanas o hacer que no estén en cuadro puede ser suficiente para dar a
entender tal cosa, pero con el sonido no pasará igual. Al filmar, tendremos
la actividad del día a nuestro alrededor; habrá tránsito, gente trabajando,
pájaros, etc. Los sonidos serán notoriamente diferentes a los de la noche:
en la pantalla veremos noche, pero escucharemos día. Por lo tanto, en estos
casos, hay que aumentar nuestro aislamiento del entorno, implementando
los recaudos necesarios que ya fueron desarrollados en el punto “El aisla­
miento de los ruidos y la cuestión acústica”

Puede darse también la situación de que se esté filmando una acción
que sí transcurre de día, pero en la cual se escuchen pájaros muy mo­
lestos o algún otro bicho ruidoso. Lo mejor es ahuyentarlos mediante la
utilización de explosiones de salva. En una ciudad como Buenos Aires,
el tránsito es otro factor de ruido importante y debemos evaluarlo con
mucho cuidado. Todo lo dicho refuerza la actitud preventiva que debemos
tener en nuestra tarea.

La importancia de mantener el orden

Tal vez parezca trivial hablar de un tema como este, pero hay una ra­
zón: el rodaje, por todo lo dicho, suele ser un lugar de tensión. Esto no
significa que haya mal clima, sino que, como todo ocurre sincrónicamente
en el momento de la acción, el trabajo de casi todo el equipo confluye en un
solo punto y en un solo instante.

Algunas veces, momentos antes de filmar una toma, surge un cam­
bio en el movimiento de un actor o de la cámara, algo que puede verse
como una pequeña corrección para otros, pero que para el sonido tal vez
signifique un gran cambio. Es probable que esa alteración nos plantee la
necesidad de sumar un micrófono o cambiarlo, o redirigirlo completa­
mente de su posición con microfonista incluido. Esta modificación debe

75

Similer Documents