Download Ulanovsky_Carlos__Otros_-_Días_de_Radio_1_1920-1959_pdf.pdf PDF

TitleUlanovsky_Carlos__Otros_-_Días_de_Radio_1_1920-1959_pdf.pdf
File Size3.0 MB
Total Pages250
Document Text Contents
Page 2

2

Carlos Ulanovsky • Marta Merkin
Juan José Panno • Gabriela Tijman





















Días de radio


1920-1959




























HISTORIA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

EN LA ARGENTINA



emecé

Page 125

125

su despacho de dirección de FM Clásica—, pero el problema es que antes por la

radio se escuchaba música y en un momento se empezaron a escuchar

comentaristas".







¿Nacional o Municipal?


Desde hace poco más de diez años, lo s sucesivos directores de estas dos

radios oficiales, acaso con el afán de tornarlas más pluralistas y amplias y para

quitarles el tinte elitista que pesaba sobr e ellas, las fueron despojando de uno de

sus atributos principales y que incluso les daban razón de existencia: la propalación

de música clásica. Esos directores lo hicieron con buenas intenciones y

seguramente con propósitos de experime ntación cultural, pero terminaron de

vaciarlas de un concepto: durante años, para millares de oyentes, Radio Nacional y

Radio Municipal significaron la oportunidad de ampliar los conocimientos y gustos

musicales. Constituían un ve hículo de positiva difusión cultural absolutamente

gratuito. "Antes de que Radio Nacional se hundiera en lo que es hoy, no me perdía

el ciclo Brahms que durante dos años dio Edga rdo Kleinmann", explica en 1995

Aráoz Badí. Ahora, protesta Epstein, las posibilidades de una mayor llegada

quedaron completamente limitadas porque M unicipal, que fue creada para eso hace

70 años, ya no cumple esa función. Solo a veces Radio Nacional transmite pero en

su frecuencia modulada, con lo que lleg a a unos pocos barrios de la Capital y a

ningún punto del interior.

Lo cierto es que en 1920 la radio ar gentina se inauguró con una ópera y,

como sus pioneros eran melómanos de primera, los años iniciales los mejores

locutores provinieron de la lírica —porque eran los que mejor sabían colocar la

voz— y las programaciones abundaban en tenores y sopranos. Durante años, para

el día de Santa Cecilia, patrona de la música, Enrique Susini armaba en Radio

Belgrano jornadas completas de homenaje co n orquestas, cantantes y recitales. En

la década del 50, en horarios centrales, con público y con auspiciante exclusivo,

actuaron por ejemplo, Luis Sagi Vela, Wi told Malcuszinski, el violinista David

Oistrach, Tito Schipa, Arturo Rubinstein... Cuando el artista no venía del extranjero

eran las orquestas de las radios las que abordaban los repertorios clásicos. Todas

estas manifestaciones salían por las llama das "radios comerciales", que todavía

entonces tenían un lugar reservado para cultivar los gustos más refinados.

"Muchos argentinos recibimos una form a de instrucción a través de la

difusión de música clásica y de la adecua da divulgación de autores e intérpretes.

Page 126

126

Me preocupa lo que estará ocasionando la interrupción de estas programaciones",

dice Epstein.

Aráoz Badí admite que los tiempo s han cambiado: desde 1987, cuando

pusieron FM Clásica en el aire, el contenido es igualmente serio pero el estilo de

transmisión no es tan solemne. "En la radio de antes se impostaban hasta los

apellidos: ahora ya ningún locutor diría Feetoven, o Chopán", ilustra. Mundstock

recuerda que para una de sus primeras tr ansmisiones concurrió a la embajada de

Checoslovaquia a preguntar la pronunci ación exacta del apellido de un músico,

Smethana. En sus años de locutor por Ra dio Municipal, el presentador de Les

Luthiers no llegó a cumplir un sueño: como amante de la ópera le habría gustado

poder presentar una. Y muchas veces fu e a ver cómo sus colegas más grandes

cumplían su ritual de transmitir en vivo desde el llamado Palco Bagnoire del Colón.

"Era un palco bajo, vidriado, al que tamb ién llamaban 'palco de viudas'. En una

parte se colocaban los aparatos y en otra se colocaba el locutor, que hablaba en

voz muy baja. No pude hacer eso. Lo más importante que llegué a transmitir desde

el Colón fueron algunos de los conciertos de los lunes de la Orquesta Filarmónica."

Algo de esta tarea se cumple en. 1995 en el programa escrito por Marcelo

Arce, Opus 1030, que Guillermo Cervantes Luro co nduce por Radio del Plata los

fines de semana.







Jazz de ayer y de hoy


Rubén Nano Herrera mide dos metros de altura y tan voluminosos como él

son sus conocimientos sobre ja zz. En 1955, luego de la caída de Perón, iba con sus

compañeros del colegio a ver el programa Jazz del ayer que por Radio Splendid

animaba Oscar Guerrero, que también era operador de radio. "Ponía todo el jazz

negro de New Orleans y a vece s los artistas argentinos es taban en vivo. Ahí vi tocar

a Lalo Schiffrin por primera vez ", di ce Herrera en 1995. La competencia de

Guerrero era Jazz con Basualdo (el seudónimo de Manuel Eiras, que en otra parte

de su día se dedicaba a vender zapatos en la casa Tonsa), programa que se emitía

por Radio Excelsior y que abría con una co rtina grabada de tap, zapateada por una

fornida bailarina holandesa. Basualdo era un vanguardista, un bastión de las

nuevas tendencias jazzísticas. De esa misma época, Herrera recuerda también a un

estudioso que en sus programas por Radio Nacional hablaba en un castellano tan

refinado que parecía cervantino: Néstor Or tiz Oderigo, un coleccionista importante

e introductor de conceptos de una riqueza extraordinaria.

Page 249

250

11. Juan Perón, 31 de agosto de 1955 • Caída de Perón, 16 de septiembre de 1955,

Radio Rebelde de Puerto Belgrano, Radio del Estado • Eduardo Lonardi jura como

Presidente • Arturo Frondizi • Jing le de Far West • Álvaro Alsogaray





Este disco compacto contiene documentos hi stóricos. Si bien se han utilizado todos

los medios técnicos para mejorar el sonido, su calidad presenta algunos

inconvenientes.





Realización y locución: Marta Merkin

Edición Digital: Ricardo Vergani y Daniel Cavalli

Compaginación: Agustín Tealdo

Page 250

251

Similer Documents